La Chía Superalimento

711
0

Días atrás acordándonos de mi abuela materna Q.E.P.D. una de mis hermanas recordó un agua de limón con chía que hacia la Mamá de mi Mamá y el gusto que le daban aquellas semillas a la limonada. Pero que nunca le había salido así como a ella.

En realidad, no era para mí la primera bebida que se me viniera a la mente de tener sed, aunque si se sentía “curado” el masticar ó tragarse aquellas semillas gelatinosas y refrescantes ignorando cualquier otra de sus propiedades o beneficios.

La planta de chía es un tipo de Salvia (S. hispánica) perteneciente a la familia de la Menta y el Tomillo. Es nativa del centro y sur de nuestro país y Latinoamérica donde ha sido cultivada por años a niveles o cifras que nos colocan en los primeros lugares de producción mundial.

Su importancia ha sido tal que desde tiempos prehispánicos fue  considerada como uno de los alimentos básicos después del maíz y el frijol en las poblaciones originales de nuestro México antiguo.

Su valor nutricional radica en que es una fuente importante de:

Fibra: 1/3 de la semilla lo es. Ayudando a promover el transito y salud de la mucosa intestinal. Su consumo no debe exceder los 15 gramos al día porque absorbe hasta 12 veces su peso en agua al ser hidratada. Que es una de las maneras más “seguras” para comerla dejándola remojar por ½ hora en agua liberando o exponiendo la fibra por fuera de la semilla como una fina red dentro del gel o baba mucilaginosa que la rodea.

También contiene minerales como: Manganeso 130%, Fosforo 123%, Magnesio 94%, Calcio 63%, Hierro 59%, Zinc 48% y Potasio 9% de los valores diarios.

Las vitaminas Niacina y Tiamina en un 59% y 54% de la ingesta diaria recomendada.

Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6: estos disminuyen las cantidades de otro tipo de grasas que en exceso se consideran de riesgo para trombosis, embolia e infarto al corazon.

Pero lo que puede ser bueno para un cuerpo sano, no puede serlo para una persona con o en tratamiento por Diabetes, Hipertensión, prevención de infarto con Aspirina o Clopidogrel. Menos con una enfermedad o cirugía gastrointestinal en estos casos se deberá buscar autorización por parte de su médico.

Mencione anteriormente que una de las maneras o forma “segura” para consumirla era hidratándola. La otra forma seria molida como un ingrediente que se añade sobre la fruta, repostería, cocina vegetariana etc., etc. Esto con el fin de que la semilla entera o seca no lesione u obstruya nuestro sistema digestivo ya sea al hidratarse o por la misma forma un poco puntiaguda en uno de sus extremos.

Muchas gracias por leerme mi nombre es Lawrence Joel y ya se me antojo para ahora prepararme un jarrito de esta agua tan distintiva e identificativa de nuestra cocina, nuestra gente, nuestra cultura. Nos vemos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here