Buenos días, B.C.S. /28 10 20/.(México entre la espada y la pared./Las mascarillas y ellas…)

214
0

                                                Buenos días, B.C.S.
                                             Luis M. Dibene Geraldo.
**México entre la espada y la pared, la espada de Damocles y la pared-Muro de Trump. * Algo más sobre las mascarillas como herramienta pandémica, y más…
Estos temas pareciera que son exclusivamente nacionales e internacionales, pero no; esto es porque INCIDEN BASTANTE en México como país y gobierno, pero indiscutiblemente también en cada una de sus entidades federativas con sus gobiernos estatales y municipales, y por ende en sus habitantes todos, y Baja California Sur en particular, máxime ahora que ya se está vislumbrando el rebrote u oleada del coronavirus (que ya reapareció en parte de Europa) y que, como hace 7 meses a México y B.C.S nos pegó después de estos países igual o más o menos…, y que hasta la fecha seguimos padeciendo contagios y fallecimientos. Pero este no es mi tema central de hoy aunque sí es base que conjuntamente con la economía, la política compulsiva en lo interno de nuestro país y entidades, con conflictos con el gobierno federal y con el extranjero, como el de EE.UU. tanto por el tema del agua en Chihuahua y de otros tipos, como por el pendiente electoral de E.U., de que si gana el republicano Donald, “el terrible”, Trump o el demócrata Joe Biden, que ya los mexicanos decimos que “con cualquiera de los dos que llegue este 3 de noviembre” a México le puedes ir mal, y más que hasta ahora. Órale. Por eso puse en el asterisco así…
* MÉXICO ENTRE LA ESPADA Y LA PARED, LA ESPADA DE DAMOCLES Y LA PARED-MURO DE TRUMP.
Sí, porque quizá más que en otras ocasiones estamos como el jamón del sándwich, atrapado en medio de dos panes, que alguien “se quiere comer”; y en cuanto a la “Espada de Damocles” y la pared-Muro de Trump, lo digo porque; miren…Damocles es un personaje que aparece en una anécdota moral (referida como: “la espada de Damocles”, c. 356-260 a. C.). Macrobio relata esta historia: Damocles fue, al parecer, un cortesano excesivamente adulador en la corte de Dionisio I, un tirano de Siracusa, Sicilia del siglo IV a. C. Propagó que Dionisio era realmente afortunado al disponer de tal poder y riqueza. Dionisio, deseoso de escarmentar al adulador, se ofreció a intercambiarse con él por un día, de forma que pudiera disfrutar de primera mano su suerte. Esa misma tarde se celebró un opíparo banquete donde Damocles gozó siendo servido como un rey. Sólo al final de la comida miró hacia arriba y reparó EN LA AFILADA ESPADA QUE COLGABA ATADA POR UN ÚNICO PELO DE CRIN DE CABALLO DIRECTAMENTE SOBRE SU CABEZA, lista pues para caerle directamente a él.
En cuanto a la pared, me refiero al Muro del “terrible” o terrorífico Trump, que ya para qué lo comento pues éste es no solamente un arma electoral sino de madrear, una vez más a nuestro México (aunque por lo pronto como que está “respetando” a AMLO, su presidente, mmm…).
* Es de interés pues ver el panorama resumido preelectoral encuestatil hasta ahora. La mayoría de las encuestas dicen que Donald Trump puede perder las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. Pero lo mismo decían las encuestas en el 2016 y ganó. Así que todos los pronósticos y las apuestas que se hagan en estos convulsos tiempos llevan un alto riesgo. La última encuesta realizada hace unos días por el independiente Centro Pew le da una sólida ventaja al exvicepresidente Joe Biden sobre Donald Trump faltando sólo una semana para la votación…Por eso es que Trump electoralmente sigue siendo un misterio. Hay gente que no les dice a los encuestadores por quién va a votar o que oculta su preferencia. (A esto los encuestadores le llaman en inglés nonresponse bias). El mismo Centro Pew explicó en un reporte por qué los encuestadores se equivocaron tanto en el 2016: “Algunos han sugerido que los encuestados sencillamente no fueron honestos sobre por quién iban a votar. La existencia de estos “trumpistas tímidos” indican que votar por Trump era socialmente indeseable o mal visto”.

* EN CUANTO A MÉXICO EN SÍ NUESTRO “MOMENTUM” HISTÓRICO ES DELICADO Y TENSO…
Sí, es que a estas alturas no podemos ni debemos tapar la realidad porque es importante y delicado en extremo; como quiera que sea hay un quiebre en la historia.  Si los actores políticos, en primer lugar el del Ejecutivo, y los factores de poder no calculan posturas, actos y actitudes, al tiempo de ponderar acción y reacción, la sombra de una debacle puede ennegrecer o desviar un porvenir a ésta y venideras generaciones que hoy todavía tienen, tenemos, la esperanza; pero no falta algún suceso que cimbre la posibilidad de remontar la crisis y pone en suspenso la viabilidad de la nación y la república, pues la situación en ese estado de cosas, para determinar quién ganará, es como jugar a la ruleta rusa.
Miren, sólo añadiré lo que no estaba previsto como parte de nuestra crisis, esto: de lo más reciente, causó un gran asombro la detención del ex secretario de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos, y avergüenza la acusación en su contra por supuesta complicidad criminal. Pero, sobre todo, pinta el grado de descomposición alcanzado, sin saber si ha concluido; descubre al crimen organizado y la política desorganizada; exhibe hasta dónde permeó hacia arriba la corrupción, dejando en duda hasta donde se ha ido metiendo hacia abajo; que borra la frontera entre política y delito, y expone la “flaqueza” de algunas instituciones, por no decir, del Estado. Pasemos ya al temita de las mascarillas…
* ALGO MÁS SOBRE LAS MASCARILLAS COMO HERRAMIENTA PANDÉMICA, PERO MÁS ALLÁ DE…TAMBIÉN.
Hace unos días comentaba en sintetizado resumen que en cuanto al tema de la pandemia del Covid 19 y todos sus pormenores ya publicados se ha dicho y a veces hecho-y deshecho-todo lo posible de lo más principal como alternativa para bien de protegernos, como serían las medidas especiales de la OMS y de cada país por ejemplo sobre las sanas distancias (muy violadas por la gente), los aforos de lugares, la prevención sintomática a tiempo, el uso de cobrebocas o MASCARILLAS, etc.; sí, pero entonces creo que nos falta algo que comentar sobre las mascarillas que es la parte social y hasta del espectáculo…Sobre este temita aparentemente simplista les presentaré una sorpresita al cierre, pues lo que pareciera un tema más sobre la temible pandemia: que los contagios van a la alza, o a la baja, en Europa, China, y en América con México inclusive; que López Gatell, AMLO y Trump no se ponen cubrebocas o mascarillas; que si se dice rebrote (tema polemizado estúpidamente, llámenle como quieran); que ya está lista, o no, la vacuna contra el Covid 19, en fin…
* ENTREMOS PUES EN DIRECTO A ESTE CIERRE DE QUE LAS MASCARILLAS HACEN BELLAS A ELLAS.
Así entonces es que Ahora solo voy sobre las “Mascarillas” en sí; miren, hay quienes hablamos de otra cosa diferente: por ejemplo, de la incomodidad de LAS MASCARILLAS, o que afean a las mujeres y disfrazan a los hombres como “asaltantes”, etc. Ah, pero sin embargo, hoy me voy a referir a ponderar la otra cara de LAS MASCARILLAS, verán por qué. Miren, para mí-no sé para ustedes-estas mascarillas pandémicas HAN EMBELLECIDO a varias mujeres, ¿cómo?, no a todas ciertamente; sí, las ponen más bonitas porque les ha venido “como anillo al dedo” ya que les dan una imagen real de bellas mujercitas cuando antes eran bastante feitas y “sin chiste”; y ahora, de verdad os digo, cuando empecé a ver en la tele o videos ciertas féminas importantes-para el caso-muy conocidas que me confundieron al verlas tan atractivas; y sí, eran ellas, unas políticas, otras conductoras, artistas, en fin…

Una, fue Claudia Sheinbaum de la CDMX, que antes era muy flaquita y no bella, que hasta se divorció el güero Imaz de ella…Y ahora se ve muy bonita, atractiva, con esas sus mascarillas…Y luego la conductora de Telefórmula Marú Rojas; no podía creer que era ella cuando la vi con ese vestido de bolitas rojinegras y una mascarilla de igual color (que hasta la conductora de “Fórmula financiera” Mary Carmen Cortez la chuleó; ojos, cejas, expresiones, muy atractiva se ve (que cuando se la quita, ya cambia la cosa en su rostro), y su colega Sara Pablo, lo mismo, la mascarilla hace que resplandezca su belleza, y muchas más. Incluso a varones, que al taparnos el cuello nos cubre “las papadillas del tiempo”. Verán busquen esto y las y los hallarán allá y aquí mismo, y me dicen, eh?. Buenos días.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here