“Encesta Rochín” Recordando al gran basquetbolista Por Sergio Ávila R.

65
0

Dios guarde en su seno a este famoso deportista; buen esposo, excelente padre de familia e inolvidable amigo, a quien siempre se le veía sonriente platicando alguna anécdota o chascarrillo. Y fue en un bar de ambiente marinero, cuando llegó a la barra, y después de saludar a los parroquianos, y al personal del establecimiento, ocupó uno de los banquillos.

A nuestro basquetbolista se le veía más optimista que de costumbre… Una de las meseras al verlo tan jovial se apresuró a preguntarle:

– ¿Y a ti qué te pasa, por qué vienes tan contento?

– ¡Ay, señora Bettina, si supieras lo que me pasa!

-¡Pues no, no tengo idea, platícame, no me tengas en ascuas!

-¡A ver, adivina por qué andaré así!

– ¿Te sacaste la lotería, verdad?

-¡No, es algo mejor, no tiene comparación con el dinero!

-¡Mmmm… Ah, ya sé, te agarraste a una pinchi vieja!

-¡Te volviste a equivocar, es algo más placentero todavía!

– ¡Algo mejor que el dinero y las mujeres! ¿Pues qué chingados podrá ser?  ¿Me vas a decir sí o no?

-¡Bueno, cálmate, que se te puede subir l’azúcar. Te voy a decir pero con la condición de que no le cuentes a nadie!

-¡Te juro que a nadie le contaré, dime, dime!

¡Resulta que me vine al bar en el pesero, y cuando el conductor me dio la feria me sentí el hombre más maravilloso del mundo! ¡O sea, que el chofer me confundió con estudiante!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here