Pensamiento que busca ser poema…Por Luis M. Dibene Geraldo. /15 de mayo 2020/

69
0

* UNA REFLEXIÓN DE ENSAYO QUE BUSCA SER POEMA.
Por Luis Manuel Dibene Geraldo

* Cuando se me acorta el día y la tarde noche se alarga.
En estos días, semanas, meses, de pandémicos y virales tiempos…
de los que todo mundo habla, siente, padece y…bromea con humor alegre o negro
que hoy prefiero olvidar su afectación que daña y mata para pensar en la predicción
que dice que un gran virus llevará al cambio de Era, de otra Era de la humanidad…
y no solamente en el clima planetario, ni de belicosas guerras buscando más riquezas y poder sino en el ser humano que una fuerza lo impele a transitar por la profecía dicha
que anuncia y da señal del “covis coronado” ese mismo que ahora todo lo está cambiando
que ya nosotros mismos lo sentimos cuando en nuestras mentes hay guerras de emociones/ hay cambio en las conductas de humanos afectados en las sociedades y naciones/ con otras formas de ser y de vivir, estar y convivir en soledades de aflicción que hieren.
*Y en esta transición ahí me encuentro, entregando de ejemplo mi pasaje.
Así no invadiré terreno ajeno pues con el que hoy les cuento pudiera ser lo suyo.
Y qué mejor evidencia que el que siente y comparte su sentir como el de ahora…
Cuando siento que se me acorta el día al vivir la mañana luminosa desde su amanecer
porque me da su luz un sereno bienestar, una claridad en mi pensar, de ser y estar
y así mi esencia vívida se acorta luminosa hasta que mi farol soleado se va apagando
cuando se pone el sol al terminar la tarde, una tarde opaca y hasta oscura ya sin luz…
y ahí me invade la tristeza y el corazón protesta y el cerebro resiste confundido.
hasta que cae la noche cuando a veces en el reposar y dormir sueño con volver a soñar…con placenteras vivencias como las de una mañana y es de noche…otra noche sin estrellas
de esas de oscuras amarguras que el subconsciente despierta para borrar la conciencia.
Así mis soledades de estos días hacen que exploten las angustias por las  noches
y mi cerebro las va tejiendo hasta hacerlas pesadillas a veces light a veces borrascosas.
Y siguen así los días y las noches de mi vivir con buenos días por las mañanas…
y malas tardes que sofocan mi alma, con esas noches soñadoras y también de pesares…*En fin, que todo esto que ven en mis versos no hay causa que me juzgue de culpable/
y ni a ustedes tampoco mis hermanos, hermanos de raza y especie, de alegría y dolor.
Que el causante de todo este mal en el planeta es el miedo y el pánico que enferma
con el Coronavirus! que lo infunde el hombre malo en el humano…
con ese virus…ESO QUE NOS LLEGÓ DESDE EL AVERNO!!
(La Paz, B.C.S. a 15 de mayo de 2020)
* COMENTARIO DE ACOTACIÓN POR UN COLEGA AL ANÁLISIS DE ESTE CUASI POEMA-PENSAMIENTO.
Esto es porque y cuando esta “Pensamiento de ensayo que busca ser poema” se lo envié previamente a un colega de la cultura periodística, Sergio Ávila Romero, quien me contesta vía correo lo siguiente:
El encierro, sobre todo para quienes no estamos acostumbrados, nos origina algunos malestares. Es un problema existencial, pues para la Filosofía y la Religión el hombre es un animal social.
Recuerdo al psiquiatra Frank S. Caprio, donde en uno de sus libros nos dice que, el hombre no puede permitirse el lujo de ser un eremita social, o sea, un ser alejado de todo contacto con sus semejantes. Históricamente, esta actitud dañó a China cuando decidió encerrarse en su muralla.
En una conferencia que en esta ciudad dictó hace varios años el escritor José León Sánchez, [que fue un prisionero] escribió “La isla de los hombres solos”, y sobre nuestros aborígenes escribió “Campanas para llamar al viento”, nos dijo que de todas las tribus de México, las nuestras eran las más felices, pues eran libres. Gozaban caminando, conociendo.
Por algo el poeta nayarita Amado Nervo dijo que, no existe algo mejor en la vida que la libertad.  

De: sergio avila <seravila1@hotmail.com>

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here