¿Embarazada? Reconfortantes sugerencias para este periodo

39
0

Conforme los meses pasan, el embarazo puede sentirse más como una carga que como un milagro en gestación. Las náuseas matutinas, solo para empezar, son una de las molestias más frecuentes.

Además, si la embarazada sufre de acidez gástrica, estrías, dolor de espalda, pies hinchados y várices, puede empezar a perder la paciencia.

¿Qué ocurre?

Conforme crece el bebé dentro del vientre, la madre puede empezar a sentirse muy incómoda. Cargar por todos lados el peso extra puede provocar dolor de espalda y fatiga. El útero se agranda e invade el estómago e intestinos, lo que a su vez causa acidez gástrica.

Hay otras dos molestias: el estreñimiento y las hemorroides. Algunos efectos colaterales del embarazo son la retención de líquidos —por lo que se hinchan los pies— y el síndrome de túnel de Carpo (hormigueo, dedos entumidos y dolor de muñecas). Para colmo, se pueden desarrollar las venas varicosas así como las estrías en el estómago y los senos.

A continuación hallarás algunas sugerencias reconfortantes:

Alivia la fatiga:

§  Toma una siesta a diario. Cuando duermas, asegúrate de que tus pies estén más elevados que la cabeza, esto ayuda a quitar la presión de las piernas. No te sientas culpable sobre tu necesidad de descanso: el embarazo es un trabajo duro.

§  Haz ejercicio todos los días. Una actividad aeróbica, como caminar o nadar, te da más energía. Y si te ejercitas regularmente, la labor de parto será más fácil.

§  Desinflama esos pies hinchados

§  Mejora la circulación de tus pies adoloridos con baños de pies fríos y calientes. El agua caliente lleva la sangre a los pues y la mueve hacia afuera. Llena dos grandes tinas con agua —una con caliente y la otra con fría. Sumerge los pies en la de agua caliente por tres minutos, luego en la de fría por unos 30 segundos. Intercambia seis veces, terminando con el agua fría. Después de estos baños, descansa por lo menos diez minutos con los pies elevados.

Controla la acidez gástrica

Cuando estás embarazada, no solo el crecimiento del bebé aumenta la presión del abdomen, sino que también el esfínter del esófago (la válvula entre el estómago y el esófago) se relaja por las hormonas del embarazo. Esto significa que es probable que los ácidos estomacales sean lanzados al esófago, que puede provocar una horrible sensación de ardor. Hay varias sugerencias que te ayudarán a reducir la molestia.

§  No hagas grandes comidas y deja pasar preferentemente unas horas entre la cena y lahora de ir a la cama.

§  Usa ropa suelta alrededor de la cintura.

§  Evita aumentar muchos kilos.

§  Trata de no inclinarte hacia adelante. Si necesitas recoger algo (o a un pequeño) dobla las rodillas y ponte en cuclillas.

§  Come almendras. Sus compuestos químicos ayudan a mantener los ácidos estomacales en su lugar al estrechar el esfínter del esófago. Sin embargo, cuida las calorías, ya que cerca de 10 calorías de una almendra engordan. Para evitar subir demasiado peso, necesitarás a cambio renunciar a un alimento alto en calorías.

§  Evita los alimentos que relajen el esfínter del esófago como el café, jugos cítricos, alimentos fritos, pimienta, productos de tomate y alcohol.

Si todo esto fracasa, habla con tu doctor para que te recete antiácidos, medicamentos que ayudan a neutralizar los ácidos del estómago. Algunos de ellos son seguros para tomarse durante el embarazo, pero la ingesta excesiva podría dañar al bebé.

Combate el dolor de espalda

§  Evitar estar parada durante periodos largos, particularmente en los últimos meses del embaarzo. Conforme el bebé crece y las articulaciones en el área de la pelvis se suavizan, los dolores de espalda son más comunes; estar de pie aumenta el dolor.

§  Si debes permanecer parada por largo tiempo, mantén tu peso uniformemente balanceado entre los pies. Si levantas una de tus caderas, pondrás una presión indirecta en la espina dorsal baja.

§  Cuando estés en una silla, siéntate derecha. Presiona la espalda baja contra el respaldo de la silla y repite eso varias veces todos los días para ayudar a estirar los músculos que soportan la espalda.

§  Si estás trabajando en un escritorio, mantén los pies un poco levantados en un reposapiés o un pequeño taburete.

Minimiza la posibilidad de estrías

La piel tiene que estirarse para permitir que se expandan el abdomen y los senos. El estiramiento sucede en la capa de colágeno de la piel, que se encuentra bajo la superficie, así que gastar una fortuna en productos en el cuidado de la piel no ayuda. Algunas mujeres son más propensas a tenerlas. Si puedes mantener tu peso bajo control conservarás las marcas al mínimo. Con el tiempo se desvanecen y con frecuencia se convierten en rayas o casi desaparecen.

Mantén a raya las várices

§  Usa medias de soporte de maternidad. Las venas varicosas se forman porque estás fabricando un volumen extra de sangre para alimentar al feto.

§  Usa compresas frías en las piernas. Mezcla seis gotas de cada uno de estos aceites esenciales: ciprés, limón y bergamota en una taza de hamamelis destilado. Enfríala en el refrigerador durante una hora. Sube los pies, empapa un lienzo en el líquido y aplícalo por 15 minutos. Esta combinación de aceites ayuda a contraer los vasos sanguíneos inflamados.

Combate el estreñimiento

Incrementa la ingesta de fibra. Alimentos altos en fibra: frijoles, salvado, además de panes y cereales de grano entero, semillas de lino molidas, vegetales de hojas verdes, brócoli y fruta fresca.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here