Chema Yazpik y Polvo./ El tito Peñeda/. Por Arturo Meza O. (Relatos)

51
0

CHEMA YÁZPIK Y POLVO

Por Arturo Meza Osuna.

 

Este gran actor –ahora también director de cine- en realidad se llama José María Meza Yázpik, es hijo del doctor José María –el Chema- Meza Sánchez, médico especialista en ginecología oriundo de San Ignacio. Cuando nació Chema Yázpik en la Ciudad de México, su padre, el Chema Meza lo trajo, de cuarenta días de nacido a registrar en San Ignacio. Chema Yázpik de niño, sus vacaciones las pasaba en San Nacho, luego la actuación lo ha traído de aquí para allá y dejó de acudir a esas sabrosas vacaciones de los que solo quedaba la añoranza.

A pesar de su juventud ha participado en muchísimas producciones. Estudió en la escuela de actuación de Televisa así que, apenas empezada su carrera, tuvo que trabajar en varias telenovelas pues la beca que Televisa le había otorgado le obligaba. Luego de Televisa se pasó a la productora Argos donde trabó amistad con Jesús Ochoa, Diego Luna, Martín Altomaro y Rodrigo Murray –sus compadres- Su carrera en el cine recibió un buen levantón cuando pudo hilar actuaciones en cuatro excelentes películas mexicanas: La Habitación Azul, Sin ton ni Sonia, Nicotina y La vuelta del citrillo, el 2002 lo llamó Pedro Almodóvar para participar en la película Hable con ella y dos años después en la Mala educación. Trabajaría después con un papel protagónico en El Atentado y de ahí saltó al cine norteamericano con una memorable película escrita por Guillermo Arriaga, nada menos que con la sudafricana Charlize Teron, The Burning Plain.

En fin, lleva hechas cerca de 30 películas, entre ellas un nuevo llamado de Almodóvar pero su ópera prima, su debut como debut como director se llama Polvo, que se escenifica en San Ignacio, Baja California Sur, el pueblo de sus añoranzas, de sus recuerdos vacacionales de la infancia. Es, en esta película, el pueblo otro protagonista, además de la gente que de manera circunstancial colaboró para la producción.

Cerca de cuarenta días se llevó el rodaje de Polvo, hace ya poco más de un año. La película la presentó Yázpik en varios festivales entre ellos el de Morelia y Los Cabos con excelente aceptación, el estreno mundial se llevará a cabo el ocho de noviembre.

Ha sido muy agradable escuchar las entrevistas que ha dado Chema Yázpik –que debería ser MEZA- la manera de referirse a San Ignacio. Dice que la idea de hacer una película con el fondo de San Ignacio se le ocurrió hace algunos diez años, cuando junto con su padre regresó al pueblo y se encontró de golpe con los recuerdos, con sus correrías de infancia, el cariño de los abuelos –que ya habían muerto- la decadencia de la familia, sus viajes a la Laguna, las excursiones a echarse un chapuzón en la Presa o en la Poza de San Pablo, los paseos por La Baña y San Borja, comerse un raspado el atrio de la iglesia, un refresco en la plaza, primeros coqueteos con una chavita ignaciana, el ardoroso verano de las fiestas del santo y el pesado silencio de la tranquilidad nocturna del pueblo.

La anécdota que cuenta Polvo sucedió realmente en un pueblo de Colombia, sin embargo, Polvo de Chema Yázpiz no es una cinta de narcos, es el retrato del pueblo en tono de comedia, la pureza de los personajes, los valores pueblerinos; es el reencuentro de un ignaciano con el pueblo de su juventud, en que se cuestiona las decisiones que ha tomado en la vida y las consecuencias de éstas. El personaje principal –El Chato, que interpreta Chema Yázpik- vuelve al pueblo y se reencuentra con la exnovia, con su exmejor amigo, con los amigos de sus padres, con el tendero, el jardinero que conoció y lo conocieron desde niño, en ellos se ve a sí mismo y su posible destino, los coloca en una balanza que es, a fin de cuentas, confusa, dubitativa. Son las preguntas que se hace El Chato la parte medular de la película, aparte de la anécdota de la avioneta cargada de cocaína, que por motivos de urgencia tiene que arrojar, desde el aire, los paquetes de la droga que caen sobre San Ignacio, El Chato, miembro de una banda –de esas decisiones que tomó-  es oriundo del pueblo, por lo tanto es comisionado, por el capo, para recuperar el cargamento.

Lo único reprochable de Chema Yázpik es que se quitara el apellido Meza, sobre todo porque, viéndola bien, todos los apellidos, por más comunes, frecuentes o abundantes que sean, siempre tienen en sus filas a algún personaje ilustre – general, político, deportista, héroe – menos el apellido Meza, con José María Meza ya hubiéramos subsanado esa terrible falencia de los Mezas.

8 de noviembre el estreno mundial de Polvo. Una gran película con Jesús Ochoa, Joaquín Cosío, Mariana Treviño, Angélica Aragón. Nuestro Nano Fong la hace del esposo de Angélica Aragón y desde luego Chema Yázpik que será muy chingón pero en esta película, la estrella es San Ignacio.

 

++++++++++++++++++——————————

EL TITO PIÑEDA

Por Arturo Meza Osuna

Acabábamos de entrar a la prepa Morelos, aún en el turno vespertino de la Secundaria Morelos, no terminamos el año escolar cuando nos cambiaron a tres pequeñas aulas en el lugar donde hoy se encuentra. La Prepa Morelos y la Normal eran las máximas casas de estudio.

Teníamos profes que aun dictaban, te trataban como secundariano, te acusaban con tus padres, no les gustaba el pelo largo, odiaban el rock, la mayoría eran del PRI, no había actividades extracurriculares. Había un grupo de estudiantes, de buenos estudiantes, que pensaban que las cosas deberían ser diferentes en la prepa y empezaron a mover el tapete. Querían otros profesores, más jóvenes, con nuevas ideas, nuevas formas de enseñanza, así fue como llegaron a la prepa el Prof. Trasviña, Profra Elvia Mayoral, Roberto Pérez, Zúñiga, Mayoral y el arquitecto Gilberto Piñeda acabado de salir de la Universidad de Guanajuato. Empezaban a cambiar las cosas. Ya no eran esos profes de camisa blanca y pantalón oscuro de terlenka, usaban menos el gis, hablaban de lo que nos interesaba, entendían al joven, podíamos hablar entre otras cosas de los movimientos sociales, estaba fresco el 68, había muchas inquietudes. Se hizo una buena mezcla de buenos maestros jóvenes con algunos veteranos, los dictadores se fueron.

Eran los tempranos años setentas -71 – 72- el Tito llegó en esos momentos que los preparatorianos exigíamos educación diferente. El Tito –al que nunca le pudimos decir “maestro” y no porque nos faltara respeto-  montó una obra de teatro que había escrito un amigo suyo de Guanajuato. Sin mucha experiencia en dirigir teatro, con más empuje, intuición e inspiración, se formó el equipo de teatro con Alberto Vargas, Norma Bocanegra, Víctor Piñeda, Chanchi González,  Saúl Tuchman y otros que nos encargábamos de la luz, el sonido, de la logística.

La temática tenía que ver con la incomprensión de los adultos de los asuntos de los jóvenes, esa amplia brecha generacional que era muy evidente en los setentas. Había una escena en la que un chavo greñudo, mezclillento, aire ausente de poeta romántico, libro al sobaco, cruza una calle, y los adultos que se sienten ofendidos por su presencia, le empiezan a gritar insultos: ¡pinche puto! fachadiento! ¡mariguano! ¡chingatumadre! ¡pendejo! ¡hijuelachingada! Estos gritos los grabamos:  uno, dos, tres y cada quien gritaba el insulto que se le ocurría, de tal manera que, durante la función, se  escucharan los insultos de la grabadora. El problema fue en el ensayo porque grabábamos y grabábamos pero no nos quedaba la grabación porque Piñeda se escuchaba al final, gritaba ¡pinchi! sin fuerza, sin enjundia, sin ofensa, todo porque no sabe insultar, no dice groserías, no le salen. Hasta que alguien le dijo que mejor no participara en la grabación. La presentación de la obra, al fin, fue un éxito que festejamos en las Tortas “El Faisan”.

Nos fuimos a otros lugares, Piñeda permaneció, afortunadamente en la Prepa, de lejos fuimos viendo su evolución, nunca dejó del todo la arquitectura, nunca dejó su cátedra en la Prepa y se dedicó a estudiar economía a la UABCS, seguramente pensó que para su empaque intelectual, la ciencia económica le proveería explicaciones que requería para aclarar y darle cuerpo las complicadas teorías y discusiones que se suscitan en torno de la generación de riqueza y su distribución. Por si fuera poco, ha hecho estudios de posgrado en Historia Regional y se ha doctorado en Economía Política y posdoctorado en Historia por la Universidad de la Habana; es actualmente Profesor-investigador en el área de Historia y Economía Política, responsable del Centro de Documentación de Historia Urbana del Departamento Académico de Economía de la Universidad Autónoma de Baja California Sur. A escrito varios libros y en colaboración sobre historia del Estado, acerca del socialismo cubano y el urbanismo paceño.

Conocimientos profundos que le han dado esa sólida respetabilidad académica pero también en el mundo de la política regional, donde la credibilidad y la respetabilidad llega a ser tan espumosas. Nunca ha dejado de participar en las causas de la izquierda, siempre hay en Tito Piñeda una voz autorizada, ecuánime, racional. Ha participado en infinidad de movimientos sociales pero nunca se involucró en la dirección de ningún partido político, jamás avaló, al menos públicamente, a ningún político. A cuantos no les hubiera gustado gozar de la proximidad de su acreditación. Imagino cuantas veces le habrán ofrecido puestos, cargos, posiciones políticas que ha rechazado. Se ha mantenido fiel a sí mismo, a sus ideas puestas en práctica sin necesidad de la politiquería. No debe ser fácil. Es admirable.

 

Piñeda Bañuelos ha participado también en la vigilancia y cuidados de la imagen urbana de La Paz, sus conocimientos en arquitectura le provee razones para opinar, corregir, denunciar los errores o desviaciones en los proyectos arquitectónicos que se han emprendido para modificar la imagen del Centro Histórico de La Paz

Hace algunos días se realizó un reconocimiento en la Prepa Morelos al Prof. Gilberto Piñeda Bañuelos, éste es mi homenaje al Tito, gracias por hacer de este mundo algo mejor, más vivible, más esperanzador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here