Buenos días, B.C.S. /26 08 19/ Luis M. Dibene Geraldo. (El rancho, los rancheros. Valoración)

80
0

Buenos días, B.C.S.

Luis M. Dibene Geraldo

  • El “progreso”, el modernismo, la política, están avasallando la esencia y valía del campo mexicano.    
  • El campo, la campiña, el rancho, su gente, los rancheros, base y sustento del ser urbano.

El tema de hoy surge, ¿o resurge?, porque hace unos días me encontré entre mis cosas un CD que compré allá por el 2011 por cierto, con música ranchera que en aquella ocasión al oírlo me motivó a hacer mi comentario en algún medio, conociendo al rancho sudcaliforniano a veces personalmente (trabajé de profe en algunos y por mi apellido Geraldo y por lo Dibene algo…), también a través de…así como de otras regiones del país con sus campiñas y comunidades rancheras, unas bien armadas de buen estatus de logros, y muchas no pues por razones de malas políticas, del mismo “progreso y modernismo” siguen semiabandonadas desgraciadamente. Pero hoy, ahora, quiero recordar la parte folclórica, la de las costumbres tradicionales, su forma de ser, estar y hablar, y su música… Pero no puedo evitar alguna información de la problemática y hasta injusticia que hubiere en estas comunidades. Sale… *(Este es sólo un resumen de fragmentos que retomé de Wikipedia). El amplio consenso construido en torno al carácter del ranchero (individualismo, hombría, catolicismo…) se desvanece cuando se intenta definirlo desde el punto de vista de su organización productiva y social; de tal manera que se hace necesario poner énfasis en el estudio de sus formas de sociabilidad; en su actuación política del ranchero.

* LOS RANCHEROS HAN EJERCIDO MUCHA INFLUENCIA EN LA NUESTRA IDENTIDAD NACIONAL.

Sí, comprobado, la idiosincrasia ranchera no solamente ha ejercido notable influencia en la identidad nacional sino también porque se percibe que los nexos-culturales, religiosos, políticos y económicos-que los unen con la sociedad global resultando en algunos grados constitutivos RANCHEROS y SOCIEDADES RANCHERAS. Dicho lo anterior voy a pasar directamente a lo que dije al inicio introductorio: sobre la esencia del ranchero. Entro con la primera canción de mi CD que les comenté de aquella vez…

**“Por ahy viene el caporal cayendóse de borracho/ por áhy viene el caporal cayendóse de borracho/ diciéndole a los vaqueros, échenme ese toro gacho/ diciéndole a los vaqueros, échenme ese toro gacho/

Lázalo, ya lo lacé; cázalo, ya lo cacé; piálalo, ya lo pialé; túmbalo, ya lo tumbé; móntalo, ya lo monté/

Muchacha hermosa que se va el toro/ no lo vayan a dejar/ porque lo voy a montar/ ese toro es muy bravo no los vaya a revolcar/ Toro, toro, toro torito bravo…”.

Con esta canción campirana, vernácula, de tradición ranchera, me inspiré para desarrollar este pequeño tema reflexivo, cuando esa vez coloqué en el estereo de mi camioneta un CD que acababa de adquirir del “Mariachi Vargas de Tecalitlán” y le comenté a mi esposa que me acompañaba: oye qué hermoso tema campirano que describe las labores, las formas de ser, las acciones y querencias de los habitantes de todos esos ranchos ubicados a lo largo y ancho de nuestro país y que en esos escenarios, actividades y conducciones hacen producir al campo, unos con ganadería de todo tipo, otros con actividades agrícolas y pecuarias, etc., y pensar que hay quiénes no valoran esto, los ven y se expresan despectivamente de ellos, en fin…Al concluir ella su comentario coincidente, le digo, ¿Sabes qué?, esta melodía y otras de similar corte campirano me ha dado tema, lo voy a tratar en forma “ligh” a manera de reflexión pero también de señalamiento para tomar conciencia de estas realidades para quien corresponda.

* “AHY” VAN MÁS CANCIONES, CORRIDOS, POEMAS, CAMPIRANOS, QUE NOS HAN INSPIRADO…

Hay pues muchísimas otras canciones, corridos, poemas, campiranos que inspiran, que evocan la idiosincrasia y grandeza del rancho, del campo, de su gente, del trabajo que ahí se realiza, de sus formas de vida y sus querencias, de sus amores, de sus historias, etc. : “ Ayy, mi casita de paja, ayy, mis naranjos en flor, todo se perdió por esa ingrata…”  “árboles que lloran con el viento, quejas de un amor que se perdió…”, o, “que bonito es el sol de mañana, al regreso de la capital, ay que linda se ve mi Susana cuando va corriendo por entre el trigal…” “ y el sembrado se queda pendiente porque ya los bueyes no quieren jalar…” o, “Entre sierras y montañas y bajo de un cielo azul, como una inmensa hamaca bañada por el sol, esa es mi tierra, tierra de mis amores, tierra bendita, tierra que me vio nacer; ahí donde me amaron por vez primera, ahí donde yo amé con febril locura, siempre te llevaré en mi pensamiento…”

Sin embargo, decía, todavía hay muchas personas que denigran a esa gente, que la tratan de humillar, que se refieren a ellas en forma despectiva y de burla inclusive; al respecto y ejemplo recuerdo a una dama que se expresó en alguna ocasión de la esposa de un gobernador así: “miren, esta señora piensa que por ser esposa de un gobernador ya es “de catego”, preparada, nohmbre, yo la conozco, “es cherita” (seguramente por su supuesto origen ranchero), y así por el estilo; por ejemplo también, para algunos comediantes y cómicos el ranchero sudcaliforniano es un magnífico material para provocar risas con sus burlas por sus formas de hablar y de ser, y en efecto, en muchas regiones del país tienen hablas diferentes y típicas: el yucateco, el sinaloense de campo, el regiomontano, el del sureste, etc. y se les imita, y está bien, pero lo que no, es cuando todo ello conlleva burla y denigración, ¿me explico?.

* FINALMENTE CIERRO CON ESTE MI REITERADO ANÁLISIS TEMÁTICO QUE CONLLEVA SEÑALAMIENTO

Ahora bien, ¿quiénes fueron los verdaderos revolucionarios en cuanto a derramar su sangre?, ¿y los de la Independencia de México?, fueron los campesinos, los rancheros, (ciertamente comandados por una serie de héroes, pero también “antihéroes” farsantes (que por hoy no es el tema); ¿y quiénes son utilizados para marchas, mítines, plantones, sobre todo en temas del campo y agropecuarios? (también comandados por…), muchos de estos “movimientos” de este tipo son para  protestar por…alguna causa de afectación a sus campiñas, pero que por lo general hay un trasfondo político; álgame Dios.

Vaya pues, cómo no valorar a quienes nos proporcionan alimento, vestido, y hasta medicamentos (por su origen botánico o vegetal, de carnes), y esto es cierto, verán chequemos lo que comemos y vestimos, ¿de dónde viene, cuál es su origen?; claro, después científicamente quizá se procesará lo que corresponda en fábricas e industrias, etc. y nuestros respetos por supuesto para quienes en ello intervienen, directivos y obreros, pero, repito, y si no tuvieran la materia prima que viene del campo, del rancho, del mar, ¿qué? (aunque haya granjas y corrales semi urbanos, de todos modos).

Ciertamente en muchas comunidades rurales su gente no ha alcanzado todavía una educación formal de buen nivel, que no tienen gran cultura y estudios académicos superiores, sin embargo la valoración que debiera ser está en sus potencialidades, como seres humanos, sus habilidades, sus capacidades para trabajar y producir, etc…, eso es por ese lado, pero por otro, de ahí, de esa gente ranchera tenemos un cúmulo de dignidades y orgullos bien entendidos, personas y personajes que han representado mucho en nuestras vidas e historia, en fin… Bueno, creo que quedó plasmada la idea de valoración para estos importantes núcleos rurales, campiranos, y muy en particular, del ranchero sudcaliforniano.

Finalizo recomendándoles, selectos lectores, vuelvan a ver películas rancheras como “El peñón de las ánimas” con Jorge Negrete y María Félix, “Los gavilanes” con Pedro infante, etc. y escuchar esos tremendos corridos como “El moro de Cumpas”, “La Adelita”, “El hijo desobediente”, “Prenda del alma”, o poemas como “La chacha Micaela” (Mi cantón madrecita del alma ya pa´qué lo quero…si se jue la paloma del nido, si ya los canarios de tiricia se han ido muriendo…). Buenos días.

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here