Momento político. Carlos Moyrón Benton y acreditados. 1a. quincena. /08 19/

74
0

MOMENTO POLÍTICO

Por: Carlos Moyrón Benton y acreditados.

ENTREVISTA CON EL ING. ANTONIO AVILÉS ROCHA, DIRECTOR GENERAL DE LA EMPRESA SALINERA DE GUERRERO NEGRO B.C.S.

Por: Carlos Moyrón Benton

Amigo Antonio, como recibiste esta empresa que es la más grande del mundo, quien señaló: “Fui electo de manera unánime por el Consejo de Administración compuesto por cinco mexicanos y cuatro japoneses y el voto de calidad del ejecutivo estatal de Baja California Sur. Dicha empresa se fundó en 1954 con sesenta y cinco años de vida y son 4,862 barcos quien han trasladado la sal al lejano oriente, ya la empresa japonesa Mitsubishi es la segunda escala de inversión; el gobierno mexicano es el socio mayoritario”

“Son treinta mil hectáreas en explotación y evaporación natural, pero solo en tres mil hectáreas es donde existe mayor concentración, a través de la formación de los vasos cristalinos con 99.7 de pureza; sal gruesa, regular, que es buena para todo y sal de deshielo que es muy solicitada en los países donde nieva para carreteras, calles, avenidas y edificios y es de 300 millones de toneladas, Baja California Sur aporta 8 millones de toneladas al año”

“Sobre la situación de la empresa minera, se recibió en condiciones críticas, pero existe muy buenas relaciones con el Sindicato de Trabajadores y tenemos que manejarnos con un perfil bajo y austeridad republicana, para poner orden en el aspecto administrativo, como son la compra de insumos, en particular del combustible Diesel, por el huachicoleo que existía. MI reconocimiento a los trabajadores porque han cerrado filas, por ejemplo en la compra de los rines con ejes para el movimiento de las bandas en el traslado de la sal a las barcasas con un costo de 7,500 dolares por unidad y hemos tenido que arreglar muchos de ellos con tornos y soldadura que estaban fuera de servicio, hoy funcionan correctamente” subrayó el director general. También dijo: “Esto es parte de usos y costumbres”

“La sal se envía en barcasas por la Isla de Cedros que es un Puerto natural y es el más profundo del mundo, en donde llegan barcos con más de doscientos mil toneladas de carga. La empresa mandó construir a una empresa de Mazatlán Sinaloa, dos barcasas y dos remolcadores, quedando pendientes por entregar una barcasa y un remolcador; todo se maneja por vía satelital en cuanto a talleres de reparación, equipo de seguridad y la empresa nunca ha tomado nada del presupuesto de la federación y se ha pedido prestado lo ha pagado y subrayo que el valor supremo de la empresa es su gente trabajadora”

Ingeniero Antonio Avilés Rocha, para terminar, una pregunta obligada, Porque no se ha industrializado la sal, quien contestó: “estamos en la reserva de la biosfera más grande del planeta y esto lo impide, pero en otra parte sí se podría como en el Valle de Guadalupe; concluyó.

INCERTIDUMBRE CON EL ACUERDO MIGRATORIO CON E.U.A.

La característica de la política migratoria en nuestro país al vencer el plazo de cuarenta y cinco días del acuerdo migratorio con Donald Trump; es el endurecimiento de las deportaciones masivas con más de 23,000 en solo seis semanas y el aumento de solicitudes de asilo a nuestro país con 31,000 peticiones en el primer trimestre del 2019.

El acelerado número de detenciones de migrantes en México, que han saturado las estancias y albergues. Por otro lado Estados Unidos, busca presionar y obligar a México para que acepte la condición de tercer país seguro y devolver así a los solicitantes de asilo que crucen la frontera.

El gobierno de México busca convencer con el 40% de rechazados en el paso de indocumentados y que hace un gran esfuerzo en parar el flujo migratorio. Se ve difícil, que las cifras convenzan a Estados Unidos porque en cualquier momento se pueden revertir, entonces aplicarán sus amenazas y chantajes arancelarios.

Suceda o no, se tiene que diversificar con otros países nuestras exportaciones y el mercado de los productos mexicanos, así como las importaciones necesarias para la economía del país. Solamente así, habrá mas tranquilidad y menos zozobra a mediano y largo plazo.

EN EL XXIX ANIVERSARIO DEL PERIÓDICO NUEVO SUR

Por: Sergio Ávila R.                         

Me permitiré parafrasear el artículo ‘Andanzas en la bahía de La Paz, en tiempos de Víctor Bancalari’, aparecido en el libro “Otras crónicas del norte mexicano”, escrito por Alejandro Sont, publicado por Colección Cenzontle en el año 1999, aunque también intercalé algunos ligeros agregados personales.

Nuestro poeta fue un gran crítico, apartidista, respaldado siempre por  la solidez del conocimiento de su cultura general. Abrevó en la cultura clásica, pero también se ocupó en desmenuzar temas histórico-políticos contemporáneos. Con singular ánimo despreció el proceder del dictador Fidel Castro, pero en contraparte, Bancalari amaba al pueblo cubano.

Era un ser muy celoso de su aposento personal; nadie conocía su recámara, y a sus amigos intelectuales, gustosamente los recibía en la sala de su casona de la calle Bravo, cuyo patio estaba poblado por árboles siempre rebosantes de jugosos frutos, los que ahí permanecían  cumpliendo una función estética, no tanto para satisfacer un antojo pasajero.

Entonces, el poeta anfitrión, bisnieto del inmigrante italiano Juan Bancalari, les ofrecía a sus visitantes asiento en  elegantes sillas estilo Luis XV, y en ocasiones deleitándolos al piano tocando algunas melodías del ruso Igor Stravinsky, autor, entre otras de, “El pájaro de fuego” y “Petrushka”.

En cuanto a Carlos Moyrón Benton, director del periódico Nuevo Sur, también él recibía en su casa a un selecto grupo de intelectuales y de perfiles afines, destacando que Víctor Bancalari y Manuel Cadena fueron los creadores del suplemento cultural ‘Palo Adán’ de este este medio informativo,  el que orgullosamente en este mes de junio se cumplen 29 años de  existencia.

Moyrón Benton utilizaba una parte de su casa como oficina del periódico, donde además de las funciones propias de la redacción y mecanografiado, era también un espacio para entablar interesantes conversaciones; maliciosas algunas y otras burlescas, acerca del actuar de personajes artísticos y políticos de talla internacional, nacional y local.

Unas veces esas pláticas de tarde-noche eran ambientaban con unas espumantes ambarinas “cruelmente frías”, como dijera el compadre poeta René Chacón; pero cuando se trataba de charlas matutinas, entonces se disfrutaban con “buen café y cigarros corrientes”, al igual como solían hacerlo los poetas de antaño.

No obstante que este lugar estaba cercado con varas de palo de arco, y el interior del recinto contaba con asientos improvisados, además de que las patas del escritorio del director descansaban sobre la arena, ¡sin duda alguna se trataba de un verdadero Ateneo Sudcaliforniano!

Concluyendo; al día siguiente de la muerte de Víctor, su poema “El hermano cruel” fue publicado por Manuel Cadena en un periódico local. Dice así:

Al fin, en ataúd de arena,

solo en la elogiada noche, espero.

La costa -línea de plata-

nunca envolvió mis sueños y hoy me guarda.

 

**Restaurante “Las Cerezas”, noche del 22 de junio de 2019

 

**“LA UNIVERSIDAD PÚBLICA DE MÉXICO EN ELSIGLO XXI”

TERCERA PARTE

Por: Héctor Murillo Aguilar.

Hemos intentado en apretada síntesis multisistémica,  enunciar la importante, trascendente y primordial función de la Universidad Pública tanto en el S. XX como en el s. XXI. Su indiscutible liderazgo con respecto a la Educación Superior Privada, su gran contribución a la movilidad social durante el siglo XX, empero su gran defecto al crear y fortalecer el centralismo educativo, de favorecer la desproporción del abordaje de carreras sesgadas a las ciencias sociales en detrimento de las ciencias naturales, fácticas o duras; de la profusa publicación de obras escritas en detrimentos de la generación de inventos, marcas o patentes, la de utilizar un tipo de AUTONOMÏA que en muchas ocasiones era considerada como COTO para la ineficacia, la CORRUPCIÖN y la OPACIDAD de grupos con supuestos compromisos “Sociales” o “Ideológicos”, pero en la práctica se evidenciaron como GRUPOS DELINCUENCIALES, incrustados en la educación superior de México.

Estamos hablando de la Universidad Pública de México en el siglo XXI, por lo tanto, no estamos evaluando ni a la Universidad Privada del País ni del extranjero, a la cual tenemos un profundo respeto pero en ningún caso es comparable ni por su cobertura, calidad y compromiso con aquella.

Dentro de las fortalezas construidas por la UNAM durante el siglo XX, fue la de incursionar con sedes, agencias o representaciones en diversas partes del mundo, será conveniente multiplicarlas a través de las representaciones diplomáticas o de la participación en agencias internacionales o supranacionales de la ONU y la UNESCO, de tal suerte, que prevalezca la pluralidad cultural y pluriversidad del conocimiento.

Solo me resta establecer tres tipos de consideraciones: Primera: de las propias INSTITUCIONES DE EDUCACIÖN SUPERIOR, segunda; del Sistema de Educación SUPERIOR, tercera: DEL ESTADO con respecto a la Universidad.

Primera: *Creación de Modelos Educativos Específicos por cada IES, Autonomía responsable y congruente con su naturaleza y objetivos. * Incremento de cobertura física y académica. *Incrementar financiamiento propio.

Segunda: *Creación de un sistema nacional de Evaluación. *Creación de un sistema  nacional de capacitación Docente. * Diseño de un sistema simplificado de generación de Marcas, Patentes y de Invenciones.

*        Establecimiento de un sistema de Redes Académicas y de movilidad docente y estudiantil. * Fortalecimiento de la Universidad Virtual. Desaparición – Creación  en automático de carreras y profesiones caducas o desfasadas y creación de nuevas y necesarias según las necesidades de la producción y el conocimiento.

Tercera: *Expansión y diversificación de la Educación Superior. * Expander y consolidar la infraestructura de la educación superior. * Planeación y Coordinación Creativa de la Educación Superior. * Mejorar el marco Jurídico-Laboral de la Educación Superior. * Oferta de mayor número de plazas de TC y reducción de MT Y Asignaturas.

LA LITERATURA POÉTICA, O LA POEMÁTICA DEL PENSAR, DE VÍCTOR BANCALARI.

Por Manuel Cadena.

-Variaciones sobre un mismo tema

Compuesta de poesía, narrativa y artículos y notas de crítica periodística, la incipiente obra poética y literaria de Víctor Bancalari mirando anos remite a esa clase de escritura en la que, como ha observado el poeta y escritor  en la que, como ha observador el poeta y escritor mexicano Octavio paz, el pensamiento es inseparable de la poesía y en la que lo estético y lo político se complementan. Por ello Bancalari es, como poeta, de acuerdo a la definición que sobre los poetas modernos da nuestro socorrido nobel, también gente de pensamiento: se  interroga e interroga al mundo que lo rodea. Como todo escritor moderno, casi siempre sin proponérselo, al mismo tiempo que edifica su obra, lleva a cabo una inmensa tarea de demolición critica; al enfrentar la realidad real – el interés, la pasión, el deseo, la muerte- a las normas y al describir en el sentido al sinsentido, hace de la literatura una suerte de reducción al absurdo.(1)

Y si para un hombre del siglo XVI seguimos con el célebre autor de  piedra de sol- todo era parte de la religión, al ser la religión el centro de la vid, para un hombre del siglo XX no hay ese centro único, pues son distintos ejes los que nos mueven; la vida pública y la vida privada no son lo mismo. Sin embargo, hay ciertos elementos comunes y en ellos está la preocupación política. Y a pesar de que el  artista no  es ni un científico ni un técnico  ni un político, son  realidades con las que se tiene que enfrentar de manera cotidiana. De esta forma, y no obstante que el escritor, el poeta, puede muy bien cumplir su misión escribiendo novelas, poemas (su misión es escribir lo mejor que pueda), hay algunos que se arriesgan a pensar por su cuenta. (2)

Ese es el modelo en que se ha inspirado Víctor Bancalari, el de los poetas que han sido  también gente de pensamiento, poetas que, al  interrogarse, interrogan al mundo que los rodea y para los cuales “el pensamiento es inseparable de la poesía”. (IB)

De ahí textos como Cien años después; Ahora; Historia e historietas; Si mijares estuviera aquí; Conversaciones; Soy exagerado, mis personajes también lo son; etcétera. O columnas periodísticas como Folder Cultural Y Laconismo. Poemas cortos como Postal Para Paquito; Guerrillero Coleman; Lutero sin indulgencias Y Poemas tolerados. Además, textos satíricos breves de narrativa como Films; Dreamer; Crónicas del Hotel St. Charles; El Cisma; Almanaque imperial; El atentado; Tres versiones del asesinato de Teodoro Cosió; Las cumbres de Lingüi, Variaciones sobre un mismo tema; La batalla de los Divisaderos…pero también poemas brevísimo como ¡Hola, Berkely!

Licantropía; One more time; Dirección Olimpo; El brujo; Marina Final; Receta; Poema de la puerta; Agua marina; Salida.… en estos, a diferencia de los poemas largos (que tiene un principio, un medio y un fin y los que no es posible oírlos, aprehenderlos de una sola vez), el principio y el fin están unidos, son el instante, la revelación en su forma más inmediata y más eficaz: el relámpago. Y la poesía es eso: un relámpago, afirma Octavio paz (Ibídem).

Antecedentes.

A pesar de que fuimos generacionalmente  contemporáneos en la legendaria secundaria Morelos (1971-74), de esta ciudad de la paz, no conocí a Víctor Bancalari sino hasta allá por los umbrales  de la década de los 80´s, cuando ambos estudiábamos en la Universidad Autónoma de Baja California Sur. Víctor había ingresado a la carrera de Ciencias Políticas y Administración Publica, en la que yo me encontraba en mi segundo intento (después vendrían dos intentos fallidos mas, en la carrera de Humanidades como miembro de la generación fundadora, y en la tercer, que también serian inútiles). No recuerdo con certeza si ya por entonces Bancalari venía de regreso de la ciudad de Jalapa, donde habría permanecido solo unos cuantos meses estudiando literatura, o regresaba de la ciudad de México, donde también había tratado de cursar estudios superiores. En esa época yo era parte de la triada que editaba el periódico El Eco Estudiantil (Alejandro Ramos Rodríguez, su fundador en la Prepa Morelos, y Ernesto Adams, eran los otros integrantes, también universitarios) y en éste empezaba a publicar mis primeros poemas y notas periodísticas, enfocadas a este ámbito, que permeábamos en su totalidad; desde las escuelas secundarias hasta la UABCS, pasando por la propia, Prepa Morelos, el Tecnológico –en ese entonces recién inaugurado-, las Normales Urbana y Superior, Academias Comerciales como la Salvatierra, University Center y Webster, la Prepa Nocturna, etcétera. Por azares del destino, con el tiempo quedaría bajo mi responsabilidad la dirección de la publicación y me convertiría en su editor. Ello me permitió iniciar con Bancalari una amistad que desde entonces fuimos cultivando y estrechando a través del tiempo, hasta poco antes de su muerte. Fue así como colaboraba con sus poemas en aquel entusiasta medio de comunicación estudiantil y pude conocerlo más de cerca. De vasta cultura y agudo ingenio, su inquieto pensamiento (un pensamiento visionario como el de todo autentico poeta maldito) y su espíritu polémico a asumir posturas críticas cada vez más radicales e irreverentes contra la oficialidad y los formalismos en boga. Ejercitando en la discusión sin cortapistas y la intransigencia, había hecho del humor paródico y la irania el acido con el que disolvía los argumentos de sus detractores; y sus textos, los que producía de una manera intermitente pero sistemática, sobresalían por si rigor (esmero, pulcritud) y por un alto registro estilístico al que difícil resultaba sustraerse.

Corresponde ahora a nosotros proseguir con tal vital empeño y asumir el reto y los riesgos de semejante aventura.

Y si bien es cierto que “justamente, desde la época de Baudelaire, después de haber estado en la superficie de la sociedad, la poesía desapareció casi totalmente de la vida pública para entrar en las catacumbas, para refugiarse en el subsuelo como una fuerza oculta, como semillas que luego serán tallo, serán hojas y darán frutos, entonces el poeta es un sembrador y la practica poética un desafío mayor, pues entraña un acto de rebeldía y resistencia contra el tiempo y contra la muerte, condición inescapable para que las semillas/los poemas germinen y florezcan.

Y si en el acto de escribir poesía, al deseo de comunión y expresión subyace el afán de inmortalidad común a todo ser pensante, entonces la aspiración del poeta será la trascendencia en el reconocimiento a sus creaciones, a su obra, así sean solo dos o un solo poemas, que pretenderá casi perfectos. Solo así perdurara en el tiempo, pasando de mano en mano y boca en boca, sin alterarse y renovándose continuamente a través de sucesivas lecturas. Lo contrario de lo que ocurre ahora, en una época y un tiempo desalmados, en que todo es desechable – un los seres humanos, pues está condenado a consumirse rápidamente. (3)

Rescatemos, pues, para la posteridad la obra de Víctor Bancalari. Levantemos y ondeemos las banderas de su memora poética contra el olvido, que es la muerte a que lo quisieran condenar los burócratas del pensamiento. “No se trata de una poesía impostada, de certamen literario, ni parte de ningún optimismo insular, sino que nace del molestar de nuestro tiempo – aunque aspira a trascenderlo. Pretende constituirse, y estoy seguro que lo logra, en un ejercicio de libertad”, diré con las palabras prestadas del poeta Leonardo Varela. (5)

Y cuando esta obra en cuya creación puso el poeta todos sus empeños, vea la luz felizmente visitada por nuevos lectores, “esa arca que permanece cerrada será abierta para el goce espiritual y la experiencia estética de aquellos a quienes está destinada y que tengan la fortuna de acercase a ella.

Y de manera diferente para cada curioso: cada hombre (o mujer) que toque el poema lo modificara a su manera, lo recreara, le dará aliento, lo vivificara, extendiendo o amortiguando tales o cuales de sus aspectos, para si en la lectura recoleta, para los demás en la conferencia o en el ensayo, o aun en el nuevo poema que engancha su intervención con el anterior.  La emoción primera del autor no se reproducirá, tal

 

BIBLIOGRAFÍA:

(1)     El Ogro Filantrópico, Octavio Paz, Paginas 7 y 8. Editorial Joaquín Mortiz, 1981. (2)      Diario La Jornada, domingo 26 de abril de 1998, paginas 21. Entrevista de Héctor Tajornar a Octavio Paz (parte VI). (3) Diario La Jornada, martes 21 de abril de 1998, pagina 8. Entrevista de Héctor Tajornar a Octavio Paz (parte I). (4) Yerba Mojada, Manuel Cadena, colección de poesía Agua del

Desierto, edición de la UABCS, junio de 1996. Presentación: Leonardo Varela.

(5)     La Cachora, revista de poesía. No. 14, diciembre de 1981. Presentación de Víctor Bancalari por Raúl Antonio Cota. (6)      Introducción a la poesía. César Fernández Moreno, pagina 11. Fondo de Cultura Económica. Colección Popular. 1973.

CRÓNICAS DEL HOTEL ST. CHARLES

Por: Víctor Bancalari Miranda.

A las tres de la mañana intento ordenar algunas ideas barajadas durante la tarde. La precruda, leve, me ha obligado a saltar de la cama. Reconozco el sabor del agua, siempre buena y elemental. ¡Ah!, el monstruo también bebe agua. Pienso en la famosa dacota de Nerón, que no era otra cosa que agua herida enfriada con hielo; “he aquí la dacota de Nerón” (los malos traductores se Suetonio ponen refrescos)… Escucho ruidos en el pasillo; regresan algunas trabajadoras de La Arbolera, centro turístico y familiar.

Decididamente ya no voy a poder dormir; hojeo un periódico…¡Qué viejos se hacen estos papelotes en solo unas horas! La guerra, la guerra, la guerra. La guerra aturde como un aguacero muy largo. ¿Cuántas toneladas de bombas habrían arrojado ya sobre Irak? hago cálculos… cuántas toneladas por avión… cuántas misiones… una barbaridad. En la Segunda Guerra Mundial, arrojar dos mil, tres mil toneladas de explosivos en una noche se consideraba algo magnifico. Si volviera a vivir, el almirante del aire Harris, se moriría de vergüenza. Renuncio hasta a la idea de imaginarme un bombardeo semejante: la tierra entre los ríos, cuna de la civilización urbana, nunca padeció una devastación igual. Me subleva pensar que cualquier dientón hijo de las praderas de Kansas puede convertir en polvo lo que los siglos han reunido en medio de tantas peripecias… un gringo… un mutante.

Cuando en Mesopotamia florecían culturas refinadas, lo que ahora son los Estados Unidos no era mas que asiento de tribus peor que salvajes; pero, en fin. Espero que el menudo del Cielo Azul disipe este malestar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here