A H O R A ! /08 07 19/. Luis M. Dibene Geraldo. (El verdadero cambio de V.Castro B.)

107
0

A H O R A !

Luis M. Dibene Geraldo

  • SIGUIENDO CON EL TEMA DEL VERDADERO CAMBIO EN Y PARA B.C.S. Y MÉXICO EN GENERAL; DEL DIÁLOGO CON VALENTÍN CASTRO BURGOIN…

Como recordarán, selectos lectores, este tema lo inicié ayer en mi columna en este medio; que aunque poco doy “Continuará”, en esta ocasión si hubo continuidad porque la consideré necesaria para no truncar un tema, concepto, tan manejado y utilizado-hasta como bandera-en este México nuestro.

Así pues se prestó a que concurrí al evento cultural, literario, histórico, reciente, “ENCUENTRO DE ESCRITORES SUDCALIFORNIANOS” que preside el Lic. Valentín Castro Burgoin, quien también tocaría lo que él ahí llamaría, “La recuperación del verdadero cambio para la sociedad sudcaliforniana…”.

*De mi diálogo con él, continúo: De mi interpretación o percepción de lo que le capté de su discurso, en específico al de su referencia AL CAMBIO ESTRUCTURAL, de que no sólo es el cambio de estafeta, ni de unos individuos por otros; de nombres, de partidos, etc. sino a un cambio estructural, de verdad democrático y de justicia social verdadera, sin intereses grupales, o de poderes, etc.

*Así entonces, Castro Burgoin me dice: Por ello, por el trabajo que venimos haciendo en Escritores Sudcalifornianos, me convenzo cada vez más de que sociedad civil o gobierno, ambas instancias unidas, debemos acometer un programa educativo y cultural de contenido regional que impacte en la conciencia y el corazón de los niños y jóvenes, enfatizando la sociedad tranquila que fuimos y que queremos seguir siendo, siempre receptora de todas las personas como valores universales, pero que eso lo tenemos que hacer con mucha voluntad y fortaleza.

De ahí me sigue diciendo: Mira maestro, tuve la fortuna de volver a la tribuna del Congreso el día 8 de octubre pasado y exponer ahí por lo menos lo más general de este programa que debemos impulsar en el mejor de los casos, sociedad y gobierno. Un programa razonado, gradual y sostenido, sin intereses políticos y menos partidistas que anteponga el fortalecimiento de la persona humana para educar integralmente a nuestra niñez sobre todo, con objetivos y metas precisas pero poniendo especial énfasis en lo social, cultural, deportivo, educativo, y sobre todo que sea el ejemplo el que hable por nosotros como ciudadanos, padres de familia, maestros, autoridades en todos los niveles, y que contrarreste efectos negativos que alientan a la distorsión de valores humanos que denigran a la persona humana, la vida, la salud, la sana diversión, el esparcimiento, el respeto, la buena vecindad, la fraternidad y la solidaridad, la paz pública y social, no a la violencia ni física ni verbal, en sí, que se traduzca  en respeto a la ley y al estado de derecho como base de la justicia.

*SÍ, PROGRAMA EDUCATIVO, CULTURAL A NIÑOS Y JÓVENES; VALORES, SIN POLÍTIZACIÓN, PERO…

Pero…le reflexiono, es raro que alguien, con intereses ignominiosos creados, de cualquier tipo: políticos, partidistas, religiosos inclusive, fácticos, etc. se mueva en esta sociedad, y en otras del mundo, sin sus propios intereses, (“En el hombre existe mala levadura, es triste…” (de Los motivos del lobo); aunque sí, ciertamente LOS VALORES Y PRINCIPIOS juegan un papel principal para abatir muchos de esos males tan humanos. Y así me dice: Insisto en que como sociedad debemos recuperar en primer término el gusto por las disciplinas sociales, científicas, artísticas, en los espacios educativos principalmente, para educarnos con visión humanista, un poco recuperar todo lo bueno que aporta la cultura universal de distintos grupos sociales y naciones, buscando la adaptación de lo que consideramos bueno para el desarrollo de la comunidad; el fortalecimiento de la familia como núcleo vital de esta comunidad y vida.

Todo esto es posible, sin complicaciones llevarlo a cabo, actuando con ideas y objetivos sencillos pero persistentes, y en esto, mientras  se hace una política de estado, las asociaciones civiles y la  ciudadanía podemos ir trabajando en la medida de nuestras posibilidades para que esta democracia participativa, eficiente, dinámica y fundamentalmente humana, arraigue entre nosotros.

* ¿Y QUÉ PAPEL TIENE LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS EN ESTE PLANTEAMIENTO?

Creo que también en lo político, como disciplina científica, en lo social, como quehacer humano, como práctica de gobierno, considero que una política verdaderamente democrática es no sólo útil y deseable, sino exigible y hacia la cual debemos trabajar todos, insisto, como comunidad.  Una sociedad democrática, con un gobierno democrático tiene cimientos que son insustituibles y duraderos. Ahora!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here